clean label

¿Qué debemos saber sobre los productos Clean Label?

 

Ya hablamos en una entrada anterior sobre nuestros productos Clean Label, pero hoy queremos ahondar un poco más en el asunto. Y es que, como también comentamos en el post anterior, cada vez es más común leer los ingredientes buscando y repasando los valores nutricionales. Es por esto que en los últimos años ha surgido esta tendencia, Clean Label o etiqueta limpia, pero ¿qué quiere decir esto? Pues bien, cada vez más consumidores están concienciados acerca de la alimentación saludable y sobre todo libre de aditivos. Esto se ha provocado que este Clean Label se vuelva un estándar dentro del sector de la alimentación.

En definitiva, los productos Clean Label  son sinónimo de una declaración limpia y comprensible de los alimentos. En otras palabras ¿Cuántas veces nos hemos encontrado con que, leyendo los ingredientes de un producto, no sabíamos cuáles eran la mitad de ellos? Pues bien, lo que busca esta tendencia es acabar con esto y que el consumidor final pueda comprender bien qué ingredientes contiene el producto. Y esto, en realidad es ir un paso más allá, porque lo que busca es que el consumidor sea libre de elegir sabiendo cuales son los componentes del producto.

¿Qué debemos tener en cuenta sobre los productos Clean Label?

  • No existe regulación específica sobre el Clean Label. Existen, eso sí, organismos que ponen de manifiesto las directrices a seguir y los estudios acerca de los hábitos de los consumidores. Además por supuesto de la legislación europea acerca de la presencia de los valores nutricionales en el etiquetado de los productos.
  • Es un gran reto por parte de las empresas. Estas deben adaptar todas sus formulaciones a las nuevas tendencias del mercado. Esto significa atender a la demanda del consumidor con ingredientes más naturales y libres de aditivos. Utilizando además nuevas tecnologías de conservación y alternativas en el envasado.
  • No podemos confiar en aquello que desconocemos completamente. Los consumidores desconfían de esos ingredientes que no conocen qué son, de donde vienen o qué producen en nuestro cuerpo. Esto quiere decir que si explicamos los ingredientes. Si ponemos, por ejemplo, “extracto de miel”, le resultará al consumidor más fácil reconocerlo. En cambio, los ingredientes sintéticos como el BHA o los números E generan mucho más rechazo.
  • Según un estudio de C+R Research el 69% de los consumidores dan mucha importancia al etiquetado, y de hecho este afecta en sus decisiones de compra.
  • 2 de cada 3 consumidores están dispuestos a pagar más por alimentos cuyos ingredientes puedan reconocer (según un estudio Nielsen Survey: Consumer Eating Habits)

Si quieres echarle un vistazo a nuestros productos Clean Label haz click aquí.

 

 

Catálogo

 

 

 

También puede interesar

Dejar un comentario